INTRODUCCIÓN

 

INTRODUCCIÓN

Las palabras que aquí ofrecemos resultan de inquietudes recientes de quienes formamos parte de la organización Ojo de Agua Comunicación. Desde nuestra fundación y durante 17 años hemos insistido en el tema de los medios de comunicación y los procesos comunitarios; de muchas formas hemos concebido, gestado y nutrido a nuestra organización, para que ella aporte a la defensa de derechos, a la valoración cultural y al ejercicio de la libre expresión de los pueblos indígenas y otros grupos comunitarios. Viajar este camino nos ha dejado algunas lecciones aprendidas, y muchas más por aprender.

Los años enseñan, pero tenemos que darnos el tiempo para detenernos, voltear hacia atrás, comprender dónde estamos en nuestro proceso de desarrollo como organización en su conjunto, y también el desarrollo de cada individuo que formamos parte de Ojo de Agua. Esta inquietud nos llevó a hacer algunas pausas para conocer y reconocernos en nuestro entorno, el de antes y el de ahora. Son pausas que nos ayudan a comprender para luego compartir. Lograr momentos para hacer estas pausas en común no fue fácil, ya que no paramos de hacer las actividades que nos traen ocupadas y ocupados, las que no dejan de motivarnos para seguir adelante.

La información es abundante y mientras más excavamos en nuestros archivos, más se estimula la memoria y más reflexiones surgen a partir de los documentos, fotografías, videos y audios que desempolvamos. Cada uno de estos pequeños descubrimientos nos recuerdan y nos definen; y con cada descubrimiento nos damos cuenta de que faltan muchas otras piezas en este gran rompecabezas… y así han pasado meses y años. Tanto nos hemos demorado en este ejercicio, que quisimos comprender y dibujar los 15 años de Ojo de Agua, pero al darnos cuenta ya son 17 y aquí seguimos. Este documento es un primer intento de comprender -hacia fuera y hacia dentro- nuestra experiencia, y compartir algo de lo que hemos aprendido.

El documento comparte algo de nuestra historia, nuestras vivencias para de ahí ver dónde estamos ahora, reconocer no solo lo bueno, sino también lo que falta mejorar para seguir adelante con más intensidad, mayor conocimiento y mejores prácticas.

Las pausas que permitieron escribir éstas líneas se han logrado gracias al generoso apoyo y confianza de la Fundación Angelica, de la Agencia Vasca de Cooperación para el Desarrollo y de la ONGD Kultura, Comunication y Desarrollo (KCD). Estas instituciones nos vienen acompañando durante una década y son parte de la familia. También contamos con la ayuda amistosa, sensible, profesional y completamente solidaria de Claudia Magallanes Blanco, directora del Programa de Comunicación para el Cambio Social, de la Universidad Iberoamericana de Puebla. Ella y su equipo nos han brindado una gran ayuda en la complicada labor de reunir la información dispersada en archiveros, discos duros y en nuestras fallidas memorias, para trazar nuestra propia historia y con ella ofrecer un análisis interesante y atinado, que sin duda ayudará a determinar la forma en que debemos seguir en nuestro camino.

Así ofrecemos este documento, que no es definitivo ni absoluto, sino un texto en contrucción permanente en su Versión 1.0. Lo queremos poner a la vista de colegas, camaradas, mentores y acompañantes para que nos ayuden a recordar una historia compartida, y así ir haciendo de este primer esfuerzo un mapa cda vez más amplio y colaborativo de la comunicación comunitaria e indígena en nuestros países.

Introduccion2