SOLITAS Y SOLITOS NOS JUNTAMOS

Mirando hacia atrás, es interesante recordar quiénes éramos las y los integrantes de Ojo de Agua, qué nos atrajo a la idea que la organización ofrece, y reconocer el compromiso que hemos asumido al estar compartiendo este espacio. Aquí ofrecemos testimonios y referencias de cada integrante, narrativas importantes para conocernos y reconocernos.

SOCIA Y SOCIOS FUNDADORES

GUILLERMO MONTEFORTE BAZZARELLO

Guillermo nació en Italia, desde chico vivió en El Salvador y en Guatemala. A los once años de edad su familia se estableció en Canadá donde posteriormente estudió la licenciatura en Artes Aplicadas de Radio y Televisión en el Instituto Politécnico Ryerson, en Toronto. Durante algunos años trabajó como editor de cine en la industria de publicidad y de televisión. En 1986 decidió emprender un viaje por América Latina, y en México vivió experiencias que fueron determinantes para su futuro profesional y personal.

Fueron muchas cosas, pero hubo un momento muy simbólico y casi espiritual. Yo llegué a Chihuahua y tomé unos de esos tours a la cascada de Basaseachi, y ahí sucedió algo impresionante: Me sentí increíblemente insignificante en este mundo, pero de manera positiva. En la inmensidad de las montañas y las profundas cañadas vi unas grandes rocas arriba de mi y pensé “esta roca puede caer sobre mí y aplastarme en este mismo momento, cual si fuera hormiga… y no pasaría nada”. Algo sucedió en ese momento que me hizo entenderme a mí mismo de otra manera. Desde ese instante, y a lo largo de todo este viaje, los acontecimientos me llevaron a lo que ahora estoy haciendo en Ojo de Agua.

Meses después de esa experiencia … empecé a grabar video en comunidades de los Altos de Chiapas. Descubrí que eso que yo sabía hacer más o menos, el trabajo con los medios de comunicación, también podía servir para algo distinto que para entretener o distraer. Tenía que ver con formas distintas con los medios. Fueron momentos de enriquecimiento muy profundo. Conocer más a fondo a la gente de comunidades y conocer tanto esa parte muy profunda y muy espiritual de los pueblos indígenas, pero también todas las injusticias y la desigualdad que se vive en este país, y en muchos países, especialmente con los pueblos indígenas. Digamos que fue un momento importante porque entendí que lo que sabía hacer y lo que no sabía hacer –pero que podía aprender– podía servir para algo que valía la pena.

Guillermo hizo de México su país y el lugar para desarrollar su trabajo en temas audiovisuales, pero de manera distinta, enfocándolo al trabajo con los pueblos indígenas. Entre 1987 y 1993 trabajó como editor de documentales en diversos espacios de producción en México, pero especialmente en el Instituto Nacional Indigenista. Posteriormente, en esa misma institución formó parte del equipo que diseñó e implementó el programa “Transferencia de Medios Audiovisuales a Organizaciones y Comunidades Indígenas” (TMA), bajo la dirección de Alfonso Muñoz Jiménez, junto con Carlos Cruz Barrera, Juan Cristián Gutiérrez y Javier Sámano Chong.

En TMA Guillermo participó en tres talleres intensivos de producción de video para la capacitación y formación de videastas indígenas. Para 1994 el INI creó el Centro de Video Indígena (CVI) en la ciudad de Oaxaca, bajo la dirección de Guillermo, con la idea de brindar acompañamiento, asesoría y capacitación a personas y organizaciones interesadas en hacer video en sus comunidades. El CVI fungió como un espacio desde el cual se impartieron muchos talleres cortos, donde había un archivo videográfico de la producción audiovisual indígena de Oaxaca y otras partes de México, y desde el cual se apoyaba la producción audiovisual. Pero en 1997, ante políticas institucionales que no comprendían una instancia de impacto como el CVI, Guillermo renunció.

A principios del año siguiente Ojo de Agua Comunicación se constituye legalmente bajo el nombre de Comunicación Indígena S.C. y desde entonces Guillermo ha formado parte del grupo de trabajo.

SERGIO JULIÁN CABALLERO

Sergio Julián Caballero, originario de la comunidad mixteca de San Antonio Huitepec, llegó en 1994 a la ciudad de Oaxaca. Ante la disyuntiva de salir de su comunidad para migrar a los Estados Unidos y mejorar sus condiciones económicas, Sergio eligió quedarse en Oaxaca y comprometerse no sólo con un proyecto profesional sino también con un proyecto de vida.

Ahí por 1994. Un paisano mío que estuvo participando en el proyecto de Transferencia de Medios Audiovisuales me invitó a colaborar. Ni sabía qué era el Centro de Video Indígena (CVI). Me marcó, ahí fue que inicié con todo esto. Conocí a Guillermo y empecé a aprender a usar el video. Es como el momento más importante para mí, porque si no, en ese tiempo estaba pensando en irme a la frontera norte.

Sergio comenzó a trabajar como vigilante en el CVI.

En ese momento no había nada en el CVI, era una casa vacía que se estaba apenas adecuando para que el 13 de mayo de 1994 se inaugurara. Yo llegué para hacer otro trabajo, pero cuando vi que había cámaras que estaban ahí, agarraba y empezaba a hacer mis ejercicios y luego con eso mismo a hacer la edición.

Sergio experimentó con el equipo y se convirtió en un exitoso realizador y editor. Sobre el proceso de aprendizaje personal recuerda:

En una sala de post-producción en el CVI se dio el inicio de todo esto; estuve desde el 94 hasta el 98. Fue en esas cuatro paredes donde aprendí de todo: Armamos desde los cables hasta los muebles para los aparatos de post-producción. Y eso a mí me marcó hasta ahora. También aprendí cómo el medio [el video] es importante para el reconocimiento de nuestros pueblos.

Sergio aprendió sobre la realización audiovisual con Guillermo, y tomando los talleres impartidos desde el mismo centro, para 1996 Sergio era el editor principal del CVI. El primer video que editó él solo lo postprodujo junto con Héctor García Sandoval (quien posteriormente también se hizo socio de Ojo de Agua), era sobre el SIDA, narrado en lengua triqui

En 1998 Sergio decidió dejar el Centro de Video ante cambios de parte del INI con respecto a la autonomía del espacio. Sin embargo, continuó su trabajo como videasta y comunicador, participando en la creación del proyecto Ojo de Agua Comunicación, al cual pertenece desde entonces.

JUAN JOSÉ GARCÍA ORTIZ

Juan José nació en Guelatao de Juárez, en la Sierra Norte de Oaxaca. Su pasión por la música lo llevó a unirse a Trova Serrana en 1990 como percusionista. Trova Serrana fue un proyecto cultural encabezado por Jaime Martínez Luna, antropólogo e intelectual serrano. En ese entonces, Trova Serrana tenía un estudio de grabación, una galería de arte y un sello musical propio para las grabaciones de los álbumes1. Trova Serrana puso en práctica los conceptos de la “comunalidad”, la forma de vida y pensamiento de las comunidades serranas de Oaxaca. En 1993 Trova Serrana se conforma como una organización no-gubernamental ahora llamada Fundación Comunalidad A.C., que ha acumulado una serie de acciones a favor de su región, a través de los medios de comunicación, principalmente la música, la radio y el video.

En marzo de 1990 la estación de radio XEGLO – La Voz de la Sierra inició transmisiones en Guelatao de Juárez, una estación del sistema de radiodifusión indigenista del INI que comenzó a operar en Oaxaca a petición de la Fundación Comunalidad y con la activa participación de Jaime Luna y otros miembros de Comunalidad. Desde sus inicios Comunalidad, a través de la radio XEGLO también hizo trabajo de video, con el que Juan José fue adquiriendo experiencia. En 1992 produjo su primer video sobre los talleres de música impartidos por Trova Serrana a niñas y niños de la región; ese mismo año organizó la primera muestra de video indígena de Oaxaca en Guelatao. El año siguiente Guillermo Monteforte estuvo en las instalaciones de la XEGLO editando el video Espíritu del Agua y Juan José pasó tiempo a su lado en conversaciones sobre los procesos y prácticas de la producción audiovisual. Mucho del trabajo inicial de Juan José en producción de video se materializó con la serie Revista de la Sierra, producida por Comunalidad para el Canal 9 de Oaxaca (sistema de radio y televisión del gobierno del estado de Oaxaca) con el apoyo para la postproducción del Centro de Video Indígena, espacio donde Juan José vivió por temporadas y donde colaboró con Guillermo y con Sergio.

En 1997 Juan José deja Guelatao y la Sierra Juárez para mudarse a la ciudad de Oaxaca.

Por cuestiones familiares tuvimos que salir de ahí. Salimos con Clara [quien también forma parte del equipo fundador de Ojo de Agua] y el primer hijito que tuvimos juntos, y nos vinimos a la ciudad de Oaxaca. Pero esa salida fue como muy nostálgica, porque era dejar un espacio en donde particularmente yo tenía la posibilidad de trabajar en la radio, de hacer televisión, de hacer video, de salir, de viajar, de estar en un grupo de música y lo que significó para mí fue pensar “¿qué diablos voy a seguir haciendo?”. Entonces venía con la disposición de tratar de sumarme a algo similar a lo que tenía que hacer en la Sierra.

Juan José asumió la dirección del Centro de Video Indígena en 1997, a la salida de Guillermo.

Fue cambiar drásticamente de un proyecto en el que yo me sentía muy a gusto por otro espacio en donde había que seguir trabajando en lo que yo quería también. En la Sierra hacíamos programas para la televisión, hacíamos videos. Cuando llegué al Centro de Video Indígena una de las cosas que aprendí es a enseñar, porque nunca había tenido la oportunidad de compartir. Entonces Guillermo nos animaba a que diéramos talleres. Eso fue importante porque no solamente descubrí que tenía la capacidad de compartir mi conocimiento, sino además de que lo que estábamos haciendo les interesaba a los hombres y mujeres que venían a los talleres. Íbamos a las comunidades, se hacían proyecciones en los pueblos, y eso despertaba mucha reflexión en la gente; me estimula mucho. La gente tiene que contar sus cosas, y eso para mí fue importantísimo, me ayudó a tomar la decisión de que eso era lo que yo quería hacer.

Desde el Centro de Video Indígena como director, Juan José trabajó en diversos proyectos junto con Guillermo Monteforte, Sergio Julián y otras personas. En el 2000 Juan José García renunció a la dirección del CVI para sumarse de tiempo completo a Ojo de Agua Comunicación.

CLARA MORALES RODRÍGUEZ

Clara Morales es oriunda de Tuxtepec, pero a principios de los 90 se mudó a Guelatao de Juárez para realizar su servicio social de enfermería. Clara viene de una familia extensa con una trayectoria de trabajo político y de organización en las comunidades. En Guelatao, Clara trabajó con la agencia japonesa JICA, la cual apoyaba proyectos artesanales promovidos por Trova Serrana y Fundación Comunalidad. Adicionalmente, Clara fue cantante de Trova Serrana y participó en varios de los proyectos y producciones de radio y video de Comunalidad A.C.

En 1997 Clara se mudó junto con Juan José García de Guelatao de Juárez a la ciudad de Oaxaca, y se incorporó a proyectos realizados por Guillermo, Sergio y otras personas que de una manera u otra se vinculaban con el Centro de Video Indígena. En 1998, cuando se conformó Ojo de Agua Comunicación, Clara se suma a la organización.

CEBERINO HIPÓLITO MORALES